Retame

lunes, 19 de enero de 2009

Tempestad

Vaya nombre para un post, pero bueno, esa es la palabra que repetía una y otra vez en uno de mis sueños.

Parecía que veía una película o imaginaba lo que leía en un libro, quiero pensar que es en la manera que los escritores empiezan siempre una historia, sin embargo, esto es algo que todavía no hago muy bien.

El grado de descripción que alcanzan los autores que me agradan, para poder mantener a un lector pendiente de lo que se escribe, aun no se me da del todo, pero estoy tratando.

Pero aun así, mi sueño era muy real, pero algo que tengo aun en la mente es el rostro de la mujer que protagonizaba mi sueño, era una chica morena clara, delgada, de cabello negro, largo y lacio, de unos ojos tan, pero tan expresivos, que hicieron que después de que terminara mi sueño siguiera pensando en ellos.

Tenia una sonrisa fácil, amplia, pero solo era la fachada, la realidad era otra, tenia una tristeza inmensa, pero yo no sabia a que se debía.

Conocía que tenia las enemistadas que normalmente todos tenemos, las clásicas mujeres fastidiosas, envidiosas y chismosas, que solo se dedican a difamar a los demás, sin embargo, eso no era lo que le producía la tristeza.

Había algo mas, pero bastante difícil de conocer, sin embargo, ella transmitía esa sensación, aun que no se bien si todos eramos capaces de percibirla.

Existía una reunión en una azotea, era como la reunión con los viejos amigos que se daba al final de cada año, pero no se bien que pasaba, hasta que me di cuenta que la mujer corría hasta la orilla de la azotea donde estábamos y de un brinco logro llegar a la parte alta de la barda que limitaba el edificio donde estábamos.

Entonces me di cuenta que se quería suicidar, no se que lo provocaba tal dolor como para querer suicidarse, pero varios hicimos todo para detenerla, hasta que por fin logramos colocarla en el piso ...

Fue ahí cuando la imagen de su rostro quedo en mi mente, tenia los ojos llenos de lágrimas, llenos de luz, luz extraña, movía su cara diciendo que no, su boca dibujaba una curva hacia abajo ...

No puedo olvidar ese rosto, segundos despues dejo de moverse ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario